GENIOS Y REBELDES. LA REVOLUCIÓN ROMÁNTICA

El Romanticismo fue un movimiento literario que se desarrolló fundamentalmente durante el siglo XIX. Este documental presenta sus principales características ideológicas y artísticas.

 

EMILY BRÖNTE, CUMBRES BORRASCOSAS

Si quieres comprobar tu comprensión del contenido de la novela, descarga esta detallada guía de lectura y responde las cuestiones después de leer cada capítulo.

Guia_lectura_Cumbresborrascosas

 

MATERIAL COMPLEMENTARIO DE LITERATURA COMPARADA

 

 

surrealismo_030
Salvador Dalí, Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar (1944)

 

 

 

 

Anuncios

EL GRAN TEATRO DEL MUNDO. EL GENIO DRAMÁTICO DE WILLIAM SHAKESPEARE

En este tema disfrutaremos del genio teatral de Shakespeare y analizaremos las características mas destacables de sus obras dramáticas a partir de textos originales y versiones cinematográficas escogidas.

6.1. El contexto del Teatro Isabelino y su relación con el Siglo de Oro español

Antes de comenzar a analizar las obras de Shakespeare, es útil conocer algunos datos de la sociología del género en el entorno londinense del siglo XVI. Este fragmento de la película Shakespeare in love muestra el ambiente teatral de la época.

 

En este apartado del tema comentaremos las similitudes y diferencias entre los espacios teatrales del Siglo de Oro en España e Inglaterra.

partes_corral
ESTRUCTURA DEL CORRAL DE COMEDIAS
publico_corral
DISTRIBUCIÓN DEL PÚBLICO EN EL CORRAL DE COMEDIAS
02globelarge
EL TEATRO ISABELINO DESDE EL INTERIOR
escructura_interna_globe
PARTES PRINCIPALES DEL TEATRO ISABELINO

 

theglobes_social structure
DISTRIBUCIÓN DEL PÚBLICO EN EL TEATRO ISABELINO

 

 

PARA SABER MÁS…

William Shakespeare: su vida como teatro

Presentación sobre el lugar teatral isabelino

Para preparar tu tarea de evaluación en grupo, consulta o descarga la rúbrica de evaluación: rubrica_prueba_eval6

 

6.2 La controvertida figura de William Shakespeare

 

6.4. Análisis de una tragedia: Hamlet

Hamlet. Enlace al texto digital de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes

Enlace a una interesante guía de lectura

6.3 Comentario de textos teatrales

PAUTAS_COMENTARIO_TEATRO

MUNDOS POSIBLES

La literatura, como otras manifestaciones artísticas que estamos trabajando durante este curso, crea mundos de ficción que, en la mayoría de las ocasiones, toman como inspiración el mundo real. En este tema nos acercaremos a la novela El cuento de la criada, de Margaret Atwood, para reflexionar sobre una humanidad que, aun presentándose como protagonista de una realidad distópica, está alarmantemente próxima a nuestro mundo presente.

Para comprender el relato de Atwood, comenzaremos por definir dos conceptos que a veces se presentan relacionados aunque no se refieren al mismo procedimiento narrativo. Dichos conceptos son ucronía y distopía.

5.1. El concepto de ucronía

Nos referimos al concepto de ucronía como “reconstrucción de la historia sobre datos hipotéticos”. Valiéndose de este principio compositivo, los novelistas han creado relatos que parten de hechos históricos reales en los que introducen un acontecimiento ficticio que provoca un giro en el devenir de la Historia. Así se componen novelas que nos permiten imaginar que la Historia que nos precede pudo ser distinta y que nos conducen hasta un mundo contemporáneo alterado por su pasado.

Si te interesa este subgénero novelístico, puedes descubrir propuestas interesantes en http://www.inteligencianarrativa.com/ucronia/

Asimismo, te propongo una creación audiovisual interesante de la que surge una serie cuyo hilo conductor se basa en las aventuras de unos personajes que tienen como misión, precisamente, evitar que las ucronías, posibles en la ficción literaria, alteren de forma definitiva el curso de la Historia. Se trata de la serie de RTVE El ministerio del tiempo.

En el capítulo “Tiempo de pícaros” de esta serie, los viajeros del tiempo conviven con el protagonista de la primera novela en castellano.

5.2. Utopías y distopías en la literatura

En literatura, se entiende distopía como “representación ficticia de una sociedad futura de características negativas causantes de la alienación humana”. Este concepto, que se materializa en El cuento de la criada, se ha entendido tradicionalmente en oposición al término utopía, definido este como “representación imaginativa de una sociedad futura de características favorecedoras del ser humano”.

5.2.1. Tomás Moro, Utopía

Los relatos utópicos tienen un punto de partida indiscutible en la obra de Tomás Moro publicada en 1516: Utopía. En pleno Renacimiento inglés, el espíritu humanista del momento que propugna el antropocentrismo y se inspira en tópicos latinos como el carpe diem, surge una obra en la que el autor plantea una opción ficticia que mejora considerablemente, a su juicio, el sistema de gobierno autoritario de Enrique VIII.

El título se inspira en un doblete de términos griegos de forma similar: “topos” (ningún lugar) y “eutopos” (el lugar más feliz). Para el autor, la isla de Utopía, sobre la que reflexiona en la obra, representa una combinación de ambos conceptos pues sería el ejemplo de una sociedad perfecta pero inexistente en la tierra.

Los relatos utópicos comparten, en general, la invención de lugares idílicos con características comunes:

  1. El sistema político está basado en leyes justas nacidas de los principios de equidad e imparcialidad.
  2. El sistema económico se equipara a modelos socialistas posteriores en los que se descarta la propiedad a favor de los bienes comunales y compartidos. La austeridad  es también un rasgo típico.
  3. La jornada laboral no es abusiva de modo que el trabajador también pueda dedicarse a la lectura y la formación. Además, casi todas las tareas están relacionadas con la agricultura y la ganadería.
  4. La religión existe pero se toleran distintas creencias y ninguna contempla represión o castigo.
  5. Los políticos no son los que gobiernan sino los pensadores.

Utopía está compuesta por dos libros. En el primero, su protagonista, Raphael Hythloday, un marinero portugués critica la sociedad británica. En el segundo, el propio Hythloday relata sus impresiones sobre la organización social, política y económica de Utopia, isla remota que ha conocido en sus viajes, idílica en contraste con Gran Bretaña. El origen de la isla de Utopía, a diferencia de todas las islas conocidas en la época, era artificial. El rey Utopo ordenó cavar una fosa con la que dio forma de media luna a la isla. Entonces, dividió la isla en 54 ciudades-estado, nombrando capital a Amauroto.

Se cree (y el aspecto del lugar lo confirma) que aquel país antes no estaba totalmente rodeado por el mar. Pero Utopo, de quien tomó nombre la isla, por haberla conquistado, ya que antes se llamaba Abraxa, fue quien hizo que sus moradores, que eran rústicos y muy atrasados, vivieran de manera humana y civil. Fue él quien mandó formar un istmo de unos diez kilómetros, con lo que UTOPIA quedó separada de la tierra firme y convertida en una isla. Hizo que trabajaran en dicha tarea, no solamente los moradores antiguos, sino también los soldados, y con tan gran número de brazos el trabajo quedó realizado en muy poco tiempo, dejando admirados a los pueblos vecinos, que al principio se burlaban de ellos.

Hay en la, isla cincuenta y cuatro ciudades, todas las cuales tienen en común el idioma, las instituciones y las leyes; y puede decirse que todas ellas están construidas bajo un mismo modelo, en cuanto lo permite el terreno. La distancia media entre ellas es, de unos veinte kilómetros, y ninguna está tan apartada de la más próxima, que en una jornada un peatón no pueda desplazarse de una a otra.

Tres ciudadanos expertos y venerables de cada una de dichas ciudades acuden todos los años a Amauroto, ciudad que por estar en la parte central de la isla es fácilmente accesible a todas las demás y se considera, como la Capital, por ser donde se tratan las cosas comunes y la ordenación pública de todo el país.

mapa-de-utopia-1024x837

 

Algunos temas que se tratan en el segundo libro son los siguientes:

La organización política (“Los magistrados”)

Todos los años cada grupo de treinta familias eligen un Magistrado, que en su idioma antiguo llamaban Sifogranto, y en el moderno Filarco. Cada diez de estos Sifograntos, de acuerdo con las familias, eligen otro Magistrado superior, que antes llamaron Traniboro, y actualmente denominan Protofilarco. Finalmente, todos los Sifograntos (que son en número de doscientos) hacen juramento de que elegirán por Príncipe, con voto secreto, a uno de los cuatro propuestos por mayoría de votos por el pueblo. Cada cuarta parte de la Ciudad elige un Senador.

La dignidad de Príncipe es vitalicia, a no ser que se venga en sospecha de que trata de tiranizar el Estado.

Los Traniboros se eligen por un año, y no los deponen sin causa justificada. Todos los demás Ministros y Oficiales también los eligen por un año.

Los Traniboros se reúnen con el Príncipe cada tres días, aunque si hay asuntos urgentes se reúnen con mayor frecuencia. En dichas reuniones tratan los negocios de la República, procurando resolver las disensiones entre particulares, si las hay, que siempre son pocas.

Cada reunión del Senado viene presidida por dos Sifograntos, que se turnan por orden; no consintiéndose que se acuerde ningún asunto de importancia para la República, sin haberse planteado tres días antes de tomarse la resolución.

Se considera como un, delito capital el tratar ningún negocio público fuera del Senado y de sus Juntas señaladas. Esto se hace con miras a que el pueblo no sea traicionado y oprimido por la violencia y las asechanzas del Príncipe y de los Traniboros. Por esta razón, todo lo que se considera de importancia se comunica a la Junta de los Sifograntos, y éstos dan parte a las familias que los eligieron, consultándose entre ellos, de todo lo cual dan noticia al Senado. A veces se tratan los negocios en las Juntas Generales de toda la Isla.

Es norma del Senado el que ningún asunto se resuelva el mismo día que se propone, sino que se difiera para la reunión siguiente, para que nadie, sin madurarlo, exponga lo primero que se le ocurre, y después quiera sostenerlo tercamente, mirando más a su amor propio que al bien público, ya que son muchos los que llevados por una necia vergüenza, para que no parezca que obraron a la ligera, prefieren que prevalezca su opinión antes que la salud del pueblo, en aquello que debían tener bien estudiado para poder hablar con más conocimiento y menos prisa.

El trabajo

La Agricultura es la ocupación universal de hembras y varones, todos los cuales la conocen y la ejercitan sin distinción.

Esto se les inculca desde su más tierna edad; teóricamente, en la Escuela, y prácticamente en unos campos que están junto a la Ciudad, y no sólo mirando, sino empleando los niños en ello sus fuerzas corporales.

Además de la Agricultura, cada uno se ejercita en otro oficio distinto, como trabajar la lana o el lino, la cantería, la herrería, la carpintería y demás artes manuales

El vestido es igual para todos en toda la Isla, y en ningún tiempo se han introducido novedades, existiendo únicamente diferencia en los sexos, ya que las mujeres visten de una manera y los hombres de otra; y en los estados, pues no visten igual los casados que los solteros. Ello resulta agradable a la vista, acomodado al uso, y a propósito para defenderse del frío y del calor.

Cada familia se hace los vestidos a su gusto, pero en los demás artes y oficios, tanto varones como hembras, cada uno aprende y se aplica en el que es de su elección.

Las mujeres se ocupan en trabajos menos pesados tales como el labrar la lana y el lino. Y los hombres en los más duros. En general, y el hijo sigue la profesión del padre, ya que casi siempre la naturaleza le inclina a ello; pero si alguno tiene inclinación decidida por otra profesión, pasa por adopción a otra familia que trabaje en aquella tarea a que se siente inclinado. En estos casos interviene no solamente el padre natural, sino también el Magistrado, cuidando de que el padre adoptivo sea hombre honrado y serio.

Si alguno se ha instruido bien en una Profesión y desea aprender otra, se le permite, y cuando las conoce bien se aplica a aquella que es más de su gusto.

Está al cuidado de los Magistrados Sifograntes el evitar que haya vagabundos, antes bien, cada uno esté bien ocupado en su profesión.

No comienzan su labor muy de mañana, ni trabajan continuamente, ni durante la noche, ni se fatigan con perpetua molestia como las bestias, porque es una infelicidad mayor que la de los esclavos la Vida de los trabajadores que han de estar a su tarea sin descanso, como ocurre en todas partes, menos en Utopía.

Dividen el día y la noche en veinticuatro horas, dedicando seis horas diarias al trabajo, tres por la mañana, al final de las cuales van a comer. Tienen una siesta de dos horas después de la comida, y una vez descansados vuelven al trabajo por otras tres horas, que se terminan con la cena.

Las veinticuatro horas empiezan a contarse a partir del mediodía. A las ocho se retiran a dormir durante ocho horas. En los intervalos de comer, cenar y dormir, cada uno emplea su tiempo con lo que mejor cuadra con su libre albedrío; pero no de manera que se disipe en excesos y holgazanerías, sino que libre de su trabajo se ocupe en algún ejercicio honesto de su elección.

La mayor parte de estas horas libres las dedican a los estudios literarios, ya que es costumbre que haya lecciones públicas antes del amanecer; a las que por obligación solamente asisten aquellos que están encargados y escogidos para cuidar del estudio. Además de éstos concurren voluntariamente gente de todo estado, tanto hombres como mujeres, a oír a los disertantes, cada uno según sus aficiones y según su profesión.

Estos tiempos libres, si alguno lo quiere emplear en su profesión, lo que les ocurre a muchos a Tos que su temperamento no les inclina a cosas de estudio, no se les prohibe, antes bien se les alaba por la utilidad que reportan a la República.

Después de la cena tienen una hora de recreo, que en verano transcurren en los jardines, y en invierno en las grandes salas que se emplean como comedores colectivos, donde se oye música o se hace tertulia.

Los esclavos

No tienen por esclavos a los que hacen prisioneros en la guerra, ni siquiera a aquellos que les atacaron injustamente, ni a los hijos de los esclavos, ni a ningunos otros que estén en servidumbre en otras naciones, aunque los pueden comprar.

Únicamente tienen como esclavos a aquellos que por algún delito han incurrido en la pena de esclavitud, ya sean naturales de Utopía, ya sean extranjeros, lo cual ocurre frecuentemente.

Les hacen trabajar duramente, y los tienen en prisiones, con trato riguroso, juzgando que son incorregibles y merecedores de más graves castigos ya, que habiendo sido educados tan cuidadosamente en la virtud, no se han podido abstener del vicio. También existe, allí otra clase de servidumbre, integrada por algunos extranjeros acostumbrados al trabajo, sin recursos y de baja condición, que se ofrecen para servirles. A estos les tratan benignamente, y les tienen por poco menos que como ciudadanos, aunque les dan trabajos más pesados. Si alguno quiere despedirse (lo que ocurre raras veces) no lo retienen contra su voluntad ni lo despiden sin galardón.

 

El matrimonio

Las mujeres no se casan hasta los doce años, y los hombres hasta los dieciséis.

Si antes del matrimonio son sorprendidos en actos de deshonestidad son castigados gravemente y privados perpetuamente del matrimonio; a no ser que el Príncipe, movido de piedad, les perdone el yerro con un fuerte castigo, previendo que pocos se casarían voluntariamente con la obligación de cohabitar con una sola mujer y tolerar las molestias del matrimonio, si se les consintiera (aunque fuera una sola vez) el comunicarse con ésta o con aquélla.

En la elección conyugal emplean un sistema que me pareció muy chocante, pero que ellos lo tienen por muy prudente. Una mujer mayor y de buena fama manifiesta a la doncella (o viuda) al futuro esposo completamente desnuda, y lo mismo hace un grave varón con el novio ante la novia.

Al criticarles yo esta costumbre por parecerme impropia, me respondieron que ellos se maravillaban de la locura de la gente que cuando compran un caballo, que al fin y al cabo es cosa de poco precio, van con tanto cuidado que lo quieren ver sin la silla de montar, para cerciorarse de que debajo de ella no existe ninguna matadura; y cuando eligen esposa que puede dar solaz o fastidio durante toda la vida, son tan negligentes que se contentan con verla toda cubierta y envuelta, sin conocer más que su rostro, en el que todavía podría esconder algún defecto que después le descontentaría de haberla elegido.

No todos son tan prudentes que atienden principalmente a las costumbres, sino que aun entre los matrimonios más instituidos y cultos los atractivos del cuerpo hacen más gratos los del ánimo. No hay duda de que existen imperfecciones que pueden esconderse debajo del vestido, y que pueden motivar que la mujer resulte odiosa al marido. Esto debe prevenirse por las leyes para que no haya lugar a engaño, ya que ellos entre las demás naciones hacen al matrimonio indisoluble, y no admiten el divorcio más que en caso de adulterio o por alguna otra intolerable molestia, o defecto. En tal caso, el Senado concede al inocente el derecho a volverse a casar, y el culpable queda infamado y privado del matrimonio por toda la vida.

No quieren que la mujer que no ha delinquido sea repudiada contra su voluntad, aunque cayese en alguna calamidad accidental del cuerpo, por parecerles crueldad que se abandone a la persona cuando necesita consuelo, y porque la vejez, que lleva achaques consigo, sería desdeñada del consorte.

Algunas veces sucede que cada consorte encuentra con quien vivir más suavemente, y entonces pueden los dos separarse y contraer nuevo matrimonio con permiso del Senado, que no admite el divorcio si primero no se conocen sus causas. A esto se accede con dificultad, para que nadie espera poder mudar de matrimonio fácilmente.

Castigan a los adúlteros con durísima esclavitud, y si ambos lo son, se les concede que se casen. Pero si el cónyuge ofendido ama tanto al ofensor que no quiere hacer divorcio, no le impiden que continúe en el matrimonio y comparta la esclavitud del condenado. Y muchas veces ha sucedido que el solicito sufrimiento del inocente ha obtenido la libertad del culpado. Pero si después de este perdón vuelve a reincidir en adulterio, es condenado a la pena capital.

La religión

Hay varias religiones en Utopía, no sólo en la Isla, sino también en cada Ciudad. Unos adoran el Sol, otros la Luna, otros alguna de las Estrellas; y aun algunos veneran por Sumo Dios a algún hombre de una gran virtud que existió en tiempos pasados.

 

Pero la mayor parte, que son los más instruidos, no reverencian ninguna de estas cosas, sino que creen que hay una divinidad oculta, eterna, inmensa e inexplicable, la cual interviene en este mundo más por afectó que por poder. A este Dios le llaman Padre, ya que en él reconocen el principio, el aumento, la mudanza y el fin de todas las cosas, y solamente a él rinden honores divinos.

Todos los demás, aunque adoren diferentes cosas, están conformes en que hay un Sumo Dios que lo ha creado todo y que con su providencia lo conserva; en su lengua le llaman Mitra.

Disienten unos de otros en que unos afirman que este Sumo Dios tiene su ser de una manera y otros de otra. Poco a poco, afirmando que este Ser Supremo a quien reverencian como Dios tiene el gobierno de todo, se apartan de las diversas supersticiones y se adhieren a aquella religión que más se conviene con la razón y con su género de vida. No cabe duda de que todos estarían ya en dicha religión, pero ocurre que cualquier desgracia que les sobrevenga al mudar de religión la toman como un castigo del cielo, y que la divinidad que intentaban abandonar se venga de su impiedad.

Los metales preciosos

Sea como fuere, ellos no aprecian el oro más que por su valor intrínseco, ya que, ¿quién no reconoce cuánto más necesario es el hierro para servirse de él (sin el cual los hombres no pueden vivir, siendo tan necesario como el fuego y el agua) que el oro y la plata? El hecho es que de la utilidad que la naturaleza ha dado al oro y a la plata, los hombres podemos privarnos sin quebranto alguno; si no hubiera ocurrido que la ignorancia de los hombres les ha inducido a dar más valor, no a lo que es mas útil, sino a lo que es más escaso.

La naturaleza, como madre próvida, dispuso que las cosas mejores fuesen abundantes y fáciles de conseguir, como el aire, el agua y la tierra; y las viles y de ningún provecho las escondió más que aquellas que ayudan poco.

 

Su vajilla es de barro cocido y de vidrio, y es le único que usan para comer y para beber. Con el oro y la plata, tanto en los edificios colectivos como en las casas particulares, hacen orinales y bacinillas para las necesidades más inmundas. Además de esto, con tales metales construyen grillos y cadenas gruesas, para castigo y prisión de los esclavos, y para castigar los delitos más infames cuelgan zarcillos en las orejas del delincuente, y les llenan los dedos de anillos de oro, y con el mismo metal les hacen gruesos collares para el cuello, y también con oro hacen unos bonetes con los que les cubren la cabeza, en castigo de su delito.

Así, por todos los medios, procuran envilecer e infamar la estimación del oro y de la plata. Con lo que sucede que estos metales tan codiciados en las otras naciones, son tan despreciados en Utopía que aún perdiendo todo el oro y la plata que tienen, les parece que no han perdido nada.

5.2.2. La novela distópica de George Orwell

La narrativa del británico George Orwell nos ofrece ejemplos interesantísimos de lo que denominamos ficción distópica. A partir de los enlaces que aparecen a continuación, puedes acceder a los textos completos de dos de sus novelas, 1984 (1949)y Rebelión en la granja (1945).

Animal-Farm-1984 

 

Rebelion_en_la_Granja.pdf                                                  1984.pdf

Escucha en IVOOX el audio del primer capítulo de Rebelión en la granja

5.3. Margaret Atwood, El cuento de la criada

Material complementario sobre la lectura:

Entrevista a Margaret Atwood en El País

Entrevista a Margaret Atwood en Página 2 de RTVE

La autora y su obra

El-cuento-de-la-criada-presentación

ESTO ES AMOR, QUIEN LO PROBÓ LO SABE

jardinamor_romandelarose

En este tema trataremos varias corrientes de la lírica amorosa desde finales de la Edad Media hasta el Renacimiento. Conoceremos obras de los poetas más destacados y reflexionaremos a partir de ellas sobre el tema del amor a lo largo de la Historia de la Literatura.

 

 

 

4.1. Siervos de amor: la poesía cortesana

La+ofrenda+del+coraz%C3%B3n%2C+primera+mitad+del+siglo+XV.+Tapiz.+Museo+Nacional+de+las+Termas+y+del+Hotel+de+Cluny%2C+Par%C3%ADs

La poesía trovadoresca es un reflejo de la sociedad feudal en la que nace. Sus creadores y protagonistas son los cortesanos y de ahí procede su nombre. El amor cortés, por tanto, se convierte en un elemento de clase, un rasgo más de la cortesía -conjunto de virtudes relacionadas con la vida aristocrática- opuestas a las de villanía, relacionadas estas con el comportamiento de campesinos y burgueses.

El amor cortés se entiende como verdadero, leal, generoso, desinteresado y asociado a la buena conducta y a la buena educación, propias de la nobleza. El denominado fin’amors en provenzal consiste en un juego en el que el código feudal de las relaciones sociales se traslada a la experiencia amorosa, es decir, la enamorada y el enamorado encarnarán los roles y actitudes del señor feudal y del siervo, respectivamente. La dama, inalcanzable para el trovador, suele estar casada con un noble y, por tanto, este amor se entiende como adúltero o prohibido.

TÉRMINOS DE LA RETÓRICA CORTESANA

hom: vasallo

midons: dama

donna: mujer casada

senhal: seudónimo

visus: contemplación

alloquium: conversación

contactus: caricias

basia: besos

factum: acto

etapas_amorcortes

 

4.2. Dante y el “dolce stil nuovo”

Henry_Holiday_-_Dante_and_Beatrice_-_Google_Art_Project
Henry Holiday, Dante y Beatriz (1884)

El dolce stil nuovo es el nombre que Dante emplea en la Divina comedia (“Canto XXIV del Purgatorio”) para referirse a la corriente lírica desarrollada en Toscana -entre Florencia y Bolonia en la segunda mitad del siglo XIII.

Pero dime si veo a quien compuso
aquellas nuevas rimas que empezaban:
«Mujeres que el Amor bien conocéis.» 

Y yo le dije: «Soy uno que cuando
Amor me inspira, anoto, y de esa forma
voy expresando aquello que me dicta.» 

«¡Ah hermano, ya comprendo —dijo- el nudo
que al Notario, a Guiton y a mí separa
del dulce estilo nuevo que te escucho! 

A finales del siglo XIII, los temas y los tópicos del amor cortés así como sus formas métricas se habían agotado y este grupo de poetas refleja una nueva concepción del amor a través de sus obras. El tema básico de la lírica es un amor espiritualizado protagonizado por una mujer cuya belleza física excelsa encarna una naturaleza superior, angelical. Es el nacimiento del tópico de la donna angelicata, que inspirará la poesía de Guido Cavalcanti, Dante Alighieri y llegará hasta los versos de Francesco Petrarca.

El amor de los poetas del stil nuovo es un amor puro que permite al poeta a lograr un mayor nivel de espiritualidad. La poesía es la descripción del proceso de este proceso de purificación. Se trata de una expresión abstracta del amor, desprovista de elementos autobiográficos. La nueva concepción del amor afecta, también, a la imagen de la mujer, la mujer se convierte en una figura angelical capaz de conducir al hombre a la salvación. La mujer, la amada, es la imagen de la divinidad sobre la tierra para la salvación de los hombres. El que está enamorado entra en el círculo de los elegidos y participa de la divinidad de la mujer, conformándose con su contemplación.

La poesía de estos autores se sustenta en dos pilares temáticos: la identificación del amor con el corazón noble (cuor gentile), y la concepción de la mujer como ángel (donna angelicata). La nobleza de corazón (gentilezza) no se transmite hereditariamente y, por tanto no está vinculada al linaje. El término nobleza no se aplica sólo a una clase social, a la nobleza de sangre, ahora se utiliza para designar la nobleza de ánimo, la nobleza del corazón. Supone, en la lírica amorosa, la superación de una concepción cortés y feudal. Forma parte de la reacción de la nueva sociedad burguesa contra la nobleza feudal. El tópico de la donna angelicata supone una evolución de los conceptos anteriores: la figura femenina es sobrenatural y con una sola mirada puede hacer gentil el corazón del hombre que se le acerca. El amor, que en la lírica trovadoresca buscaba siempre un “galardón” se convierte en introspectivo y virtuoso.

El iniciador y teórico del nuevo estilo fue el poeta boloñés Guido Guinizelli, que planteaba que el amor llega al corazón a través de los ojos aunque después el poeta se inspira en sus recuerdos y reflexiona sobre sus sentimientos. La canción Al cor gentil rempaira sempre amore se considera el manifiesto poético de la nueva corriente.

Al corazón gentil acude siempre Amor
como el pájaro de la selva a la verdura;
ni hizo a Amor antes que a corazón gentil,
ni a gentil corazón antes que a Amor, Natura.
Que entonces como existió el Sol,
así pronto fue el esplendor luciente,
mas no antes que el Sol.
Y toma Amor en la gentileza el sitio,
tan propiamente
como el calor en la claridad del fuego.

Fuego de amor en gentil corazón se enciende
como virtud de la piedra preciosa,
pues de estrella no acude valor
antes que el Sol la haga gentil cosa;
luego que le ha quitado afuera
la vileza con su fuerza el Sol,
la estrella le da valor:
así al corazón hecho por Natura,
elegido, puro, gentil,
mujer a guisa de estrella lo enamora.

Amor arde deste modo en corazón gentil,
como fuego en lo alto de la antorcha:
esplende a su gusto, claro y sutil;
no de otra guisa, pues es fuerte.
Y si la burda naturaleza
enfrenta a Amor como agua al fuego
ardiente, porque es fría,
Amor al gentil corazón se allega,
como al preciado sitio
adamantino el hierro en la mina.

Se da el Sol al fango todo el día,
aunque es vil, pero no pierde calor el Sol.
Dice el hombre: “Por mi raza soy gentil”,
pero es como el barro: el Sol es gentil valor.
No debe dar el hombre fe
a que gentileza sin corazón exista
con debida dignidad,
y sin virtud en el corazón,
como rayo en el agua
y en el cielo estrellas y esplendor.

Esplende en la inteligencia del cielo
Dios creador más que en nuestros ojos, el Sol:
el juicio oye a su factor más allá del cielo,
y el cielo deseando, a Él lo obedece;
y así como corresponde al juicio
dar a la justicia de Dios beato cumplimiento,
así en verdad obra deseo
la mujer bella: en la mirada enciende,
por gentileza, el talento
que le será siempre obediente.

Señora, Dios me dirá: “¿Qué presumiste?”,
siendo mi alma de Él delante.
“El cielo pasaste y hasta Mí viniste
y diste en vano amor a Mí en semblante:
que a Mí convienen laudes,
y a la reina del dominio digno
por quien cesa el fraude”.
Dirle podré: “Tiene semblante de ángel
que fuese de tu reino;
no ha sido una falta que la amase”.

La dolcezza que caracteriza a estos poemas se consigue mediante el uso de una lengua refinada, unas rimas refinadas y unas formas métricas características tales como la canción, el soneto…

 

dantesueño
Dante Gabriel Rossetti, Sueño de Dante (1871)

DANTE ALIGUIERI se inspiró en los motivos amorosos del dolce stil nuovo y añadió al poder beatífico de la dama el tema de la muerte de la amada. Este es el centro temático de su obra Vita nuova (La vida nueva), dedicada a su amada Beatriz. Su obra más relevante, sin embargo, es la Divina comedia, en la que además de expresar el amor incondicional a Beatriz, describe alegóricamente el proceso de salvación del alma pecadora. El poeta, acompañado por Virgilio, que le hace de guía, recorre el infierno, el purgatorio y llega al paraíso, donde habita Dios y su alma puede descansar definitivamente.

Es tan gentil el porte de mi amada,
tanto digna de amor cuando saluda,
que toda lengua permanece muda
y a todos avasalla su mirada.

Rauda se aleja oyéndose ensalzada
-humildad que la viste y que la escuda-,
y es a la tierra cual celeste ayuda
en humano prodigio transformada.

Tanto embeleso el contemplarla inspira,
que al corazón embriaga de ternura:
lo siente y lo comprende quien la mira.

Y en sus labios, cual signo de ventura,
vagar parece un rizo de dulzura
que el alma va diciéndole: ¡Suspira!

4.3. Petrarca y el idealismo platónico

250px-Sandro_Botticelli_069
Sandro Botticelli, Retrato de una joven (1480)

La obra de Francesco Petrarca (1304-1374) es un elemento esencial en la historia de la poesía amorosa accidental. Su Cancionero es un extenso conjunto de composiciones poéticas -sonetos en su mayor parte- elaborado a lo largo de más de treinta años e inspirado en su amada Laura. A partir de la muerte de su amada, en 1348, la obra se estructura en dos partes: In vita de Madonna Laura e In morte de Madonna Laura

En esta obra confluyen características heredadas tanto de la poesía trovadoresca provenzal como del dolce stil nuovo. Así, recoge el servicio a la dama y el sufrimiento gozoso ante el amor imposible, de la corriente cortesana; la espiritualización de la dama y su capacidad intercesora más allá de la muerte, del dolce stil nuovo.

El petrarquismo añade ciertos elementos decisivamente innovadores:

  • La complacencia en la introspección psicológica.
  • La humanización de la amada, que, sin perder su condición divina, le devuelve su inmediatez terrena, fuente de perfecciones físicas que el poeta no duda en exaltar una y otra vez.
  • La intervención lírica de la naturaleza, que refleja el sentimiento amoroso del poeta.

Esta nueva orientación, más directa y humana, más profunda , de la experiencia amorosa favoreció que el petrarquismo se asentase como corriente literaria ya desde el siglo XV, que determinase el carácter de la poesía amorosa del Renacimiento europeo y que, a partir de entonces, su impronta nunca haya dejado de ser perceptible del todo. Además, cuando el movimiento se expandió por Europa, llevaba incorporados ya otros componentes. Entre ellos resultaban esenciales los derivados de la filosofía platónica que propugnaba una forma superior de idealismo, aplicable tanto a las relaciones amorosas como a las relaciones del hombre con la naturaleza.

El ideal de belleza femenina que instaura el Renacimiento queda plasmado literalmente en un estereotipo, entre cuyos principales elementos se cuentan: cabellera rubia; tez muy blanca, pero sonrosadas mejillas; ojos radiantes; frente tersa; labios cuyo color contrasta con la blancura nítida de los dientes; cuello alto y erguido… Aunque con abundantes excepciones, el retrato poético suele limitarse al busto de la dama. Es un retrato selectivo y, como tal, tampoco necesita incluir siempre todos los elementos enumerados. Dos de ellos, sin embargo, alcanzan una particular importancia y se erigen a menudo en objeto exclusivo del poema: los ojos, cauce del fluir amoroso, y los cabellos, imaginados como una red de amor en la cual se siente atrapada la voluntad del poeta.

Desde el punto de vista expresivo, la idealización poética de la amada sigue un proceso de hiperbolización metafórica que identifica esos componentes físicos con ciertas realidades naturales, cuya sola mención resulta ya embellecedora: cabellos-oro, sol; tez-rosa, azucena o, en alusión a la frialdad, a la dureza de la dama, nieve, mármol; ojos, siempre claros (luminosos), astros; labios-clavel, coral, rubí; dientes-perlas; cuello-cisne, que además connota blancura.

Esta tendencia divinizadora aprovechará los recursos expresivos que le sugiere la mitología clásica. Por ejemplo, la identificación de la dama con diosas o semidiosas tales como las ninfas.

En términos neoplatónicos, esta belleza externa es solo un eco de la belleza interior de la amada y ambas constituyen un destello en la tierra de la belleza y la bondad divinas. Exaltando la hermosura visible queda exaltada asimismo la perfección íntima. Ello explica que las cualidades espirituales de la dama rara vez aparezcan enunciadas explícitamente. Basta, en todo caso, con poner de manifiesto su honestidad, atributo integrador de todas las virtudes cortesanas.

En la concepción poética del ser amado intervienen también diversas alternativas simbólicas. A veces, su presencia permanece vinculada a determinados fenómenos naturales, entre los que destaca la luz. Y así la dama se asocia con la aurora que ilumina la, hasta entonces, oscura existencia del autor. Es igualmente fuego, que abrasa el alma del enamorado y la purifica a través del dolor. Por otra parte, su índole sobrehumana justifica los efectos que su aparición provoca en la naturaleza: el transcurrir establecido de ésta se interrumpe misteriosamente; en ocasiones, estalla una inesperada primavera que las huellas de la amada inundan de flores; en otras, por el contrario, es su repentina ausencia la que agosta los campos y malogra los frutos de la tierra.

El amor, definido en sentido platónico como deseo de belleza, nace como consecuencia de un extraño fluido que, partiendo de los ojos de la dama, llega a los del poeta y, a través de ellos, se adueña de todo su ser, en donde imprime con trazos indelebles la imagen del ser amado. El efecto inmediato que produce el amor es el sufrimiento: un sufrimiento gozoso, según había descubierto la poesía provenzal y aceptado Petrarca. Posteriormente, los neoplatónicos procurarían resolver esta contradicción esencial afirmando que el estado amoroso supone la enajenación del amante, el cual vive fuera de sí mismo, en una especie de muerte personal, pero querida por él, es decir, voluntaria y, por ello, gozosa. Una vez transformado el que ama en la persona amada, se siente arrebatado, a través de esa muerte ideal, al mundo de la belleza, inaccesible para los demás.

Esta intelectualización de la experiencia amorosa continúa apelando al antiguo concepto trovadoresco del servicio amoroso. Ante un ser de naturaleza superior que absorbe así la individualidad del poeta, ¿qué puede hacer éste sino rendirle culto de humildad, exaltando sus perfecciones y asumiendo -aun entre quejas- su desvío o, en el mejor de los casos, su decisión de no cruzar los límites platónicos de la mente, la vista y el oído?

Pero el amor es además destino. Con él nació el autor y por él se ha visto manejado durante toda su existencia. Se trata de una fuerza inexorable contra la que toda lucha resulta inútil. Siempre acaba por vencer al amante, quien, prisionero ya de su pasión, muestra todavía el orgullo de haber perdido su libertad en la más gloriosa cárcel.

Sumido en el anhelo amoroso, el poeta siente la necesidad de encerrarse en sí mismo, de vivir en las honduras del alma donde el amor habita y consumirse allí en un doloroso éxtasis. El pensamiento amoroso le domina. Sabe que su aspiración es demasiado alta, que no tiene derecho a esperar que se cumpla. Pero sin ella la vida carecería de sentido. Toda compañía le desagrada. Rehuye incluso a sus amigos. Ni aun el más íntimo le serviría de confidente, puesto que a nadie le es dado comprender algo tan elevado y misterioso como lo que el enamorado experimenta. Sólo en la naturaleza puede hallar comprensión y a ella únicamente se confía. Y, sin embargo, lo extraordinario de sus sentimientos le impulsa a publicarlos aunque sea valiéndose de los recursos encubridores que le ofrece la lengua literaria.

La imitación como precepto artístico conduce inevitablemente al tópico. Y, en efecto, la poesía de los siglos de oro se nutre de un caudal de lugares comunes en el que las recurrencias conceptuales se presentan unidas a las de naturaleza léxica y retórica. Los resultados obtenidos con estos medios dependen de la capacidad del poeta para dejar el sello de su personalidad artística en una composición que, por lo común, no expresa nada nuevo ni en forma muy diferente a lo expresado en otras muchas.

En lo que se refiere a la poetización del proceso amoroso, la variedad de situaciones tópicas rara vez sobrepasa las que se enuncian seguidamente:

  1. La pura exaltación de la belleza de la amada, en los términos ya expuestos en el apartado anterior.
  2. Los intentos de precisar qué es el amor y cómo se manifiestan sus efectos contradictorios. Para ello el poeta tendrá que apelar al poder expresivo de oxímoros y paradojas: hielo abrasador, dulce llama, guerra que da paz,…
  3. Las quejas a que dan ocasión la indiferencia o el desvío de la dama. En muchos casos, la postura de obligada sumisión por parte del amante no bastará para impedir un estallido de reproches, especialmente duros cuando vienen dictados por los celos.
  4. El sufrimiento que la ausencia origina, sólo mitigado por la firme convicción de que la distancia nada podrá contra el amor mientras la imagen del ser amado permanezca en el alma.
  5. La esperanza, alimento supremo del amante, único remedio eficaz contra la angustia de amar sin ser correspondido. Ni siquiera la muerte puede vencer un sentimiento del que fluye la fe necesaria para confiar en un reencuentro ultraterreno, definitivamente feliz, con la amada.
  6. El enfrentamiento entre el deseo amoroso y la razón. Porque, a pesar del orgullo y la gloria de amar, el poeta es consciente de que la pasión le arrastra por caminos cada vez más alejados de sus posibilidades intelectuales y de sus deberes cívicos. Elamor anula su individualidad, ofusca su mente y, en definitiva, lo reduce a ser un triste ejemplo de todo aquello que desprecian los ideales racionalistas de la época. Contra tal sentimiento habrá de defenderse la razón tarde o temprano y la lucha entablada será desigual y sin tregua; una lucha singularmente penosa, puesto que el amante la sabe perdida de antemano.

 Algunos textos del Cancionero:

LXI

Bendito sea el año, el punto, el día,
la estación, el lugar, el mes, la hora
y el país, en el cual su encantadora
mirada encadenóse al alma mía.

Bendita la dulcísima porfía
de entregarme a ese amor que en mi alma mora,
y el arco y las saetas, de que ahora
las llagas siento abiertas todavía.

Benditas las palabras con que canto
el nombre de mi amada; y mi tormento,
mis ansias, mis suspiros y mi llanto.

Y benditos mis versos y mi arte
pues la ensalzan, y, en fin, mi pensamiento,
puesto que ella tan sólo lo comparte.

CXXXII

Si no es amor, ¿qué esto que yo siento?
mas si no es amor, por Dios, ¿qué cosa y cual?
Si es buena, ¿por qué es áspera y mortal?
si mala, ¿por qué es dulce su tormento?

Si ardo por gusto, ¿por qué me lamento?
Si a mi pesar, ¿qué vale un llanto tal?
Oh, viva muerte, oh deleitoso mal,
¿por qué puedes en mí si no consiento?

Y si consiento, error es quejarme.
Entre contrarios vientos va mi nave
-que en alta mar me encuentro sin gobierno-

tan leve de saber, de error tan grave,
que no sé lo que quiero aconsejarme
y, si tiemblo en verano, ardo en invierno.

 

CXXXIV
Paz no encuentro ni puedo hacer la guerra,
y ardo y soy hielo; y temo y todo aplazo;
y vuelo sobre el cielo y yazgo en tierra;
y nada aprieto y todo el mundo abrazo.

Quien me tiene en prisión, ni abre ni cierra,
ni me retiene ni me suelta el lazo;
y no me mata Amor ni me deshierra,
ni me quiere ni quita mi embarazo.

Veo sin ojos y sin lengua grito;
y pido ayuda y parecer anhelo;
a otros amo y por mí me siento odiado.

Llorando grito y el dolor transito;
muerte y vida me dan igual desvelo;
por vos estoy, Señora, en este estado.

CCXCII
Sus ojos que canté amorosamente,
su cuerpo hermoso que adoré constante,
y que vivir me hiciera tan distante
de mí mismo, y huyendo de la gente,

Su cabellera de oro reluciente,
la risa de su angélico semblante
que hizo la tierra al cielo semejante,
¡poco polvo son ya que nada siente!

¡Y sin embargo vivo todavía!
A ciegas, sin la lumbre que amé tanto,
surca mi nave la extensión vacía…

Aquí termine mi amoroso canto:
seca la fuente está de mi alegría,
mi lira yace convertida en llanto.

TEXTOS

el-amor

Poesía de los trovadores

Dante Alighieri, La vida nueva 

Francesco Petrarca, Cancionero I. “In vita de Madonna Laura”

Sobre el Cancionero petrarquista

William Shakespeare, Sonetos

MATERIALES COMPLEMENTARIOS

La literatura del siglo XV. Presentación de diapositivas

Repertorio métrico digital de la poesía castellana del siglo XV

Otros textos de lírica cortesana

“400 años de los Sonetos de Amor de Shakespeare”

“Resuelto el enigma de los poemas más sensuales de Shakespeare”(www.abc.es, 02/02/15)

El enigma de Shakespeare, (Docufilia, TVE)

 

 

CUENTOS QUE CUENTAN CUENTOS…

En este tema revisaremos la ideología, la sociedad y la cultura medievales a través de los cuentos enmarcados en las grandes colecciones de la narrativa occidental y oriental de la época. Además, leeremos una selección de cuentos contemporáneos de diversas tradiciones para analizar los rasgos que caracterizan a un subgénero de la narración que ha tenido muchos seguidores desde hace siglos.

Para empezar, os propongo conocer algunas de las grandes colecciones de cuentos de la historia de la literatura universal.

ACTIVIDAD 1: Completa la tabla con los contenidos extraídos de los vídeos. A continuación redacta un texto expositivo en el que recojas las características más relevantes de cada una de estas colecciones de cuentos descritas. Puedes ampliar información pinchando en los enlaces que te propongo.

Los cuentos en el contexto de la literatura medieval

Las mil y una noches: argumento, estructura y ediciones

Winston Manrique Sabogal, “Las mil y una noches del siglo XXI”

Análisis del Decameron

Mario Vargas Llosa, “Boccaccio en escena”

Análisis de Los cuentos de Canterbury

“Qué nos enseñan los Cuentos de Canterbury” (Javier Bilbao, Jot Down)

 

Las mil y una noches

Texto completo en PDF: las-mil-y-una-noches-completo

Cuentos de Canterbury de Geoffrey Chaucer

Canterbury_TalesB.jpg

Texto completo en PDFcuentos_canterbury

Escucha el “Cuento de la comadre de Bath” en ivoox.com

Decameron de Giovanni Boccaccio

Decameron-Front-page2

A tale from the Decameron, de John Williams Waterhouse (1916)

Texto completo en PDF: Decameron

 

EL CUENTO LITERARIO CONTEMPORÁNEO.

ANTOLOGÍA DE TEXTOS Y AUTORES

En este apartado del tema, disfrutaremos de los relatos de algunos de los grandes cuentistas contemporáneos. A continuación tenéis los enlaces a varios cuentos seleccionados de los siglos XIX, XX y XXI.

 

Edgar Alan Poe, “El corazón delator” (1943, revista The Pioneer)

Antón Chejov, “Ganas de dormir” (1895)

Shirley Jackson, “La lotería” (1948, The New Yorker)

Audio en ivoox

Julio Cortázar, “Casa tomada” (1946, revista Sur)

 

Comentario de cuentos literarios

 

Manuel Rivas, “La lengua de las mariposas”, en ¿Qué me quieres, Amor? (1995)

Alberto Méndez, “Manuscrito encontrado en el olvido”, en Los girasoles ciegos (2004)

Alice Munro, “Radicales libres”, en Demasiada felicidad (2010)

 

 

Rumbo a Ítaca

En este tema navegaremos por la Antigüedad Clásica y conoceremos textos que han pervivido durante milenios en la Historia de la Literatura.

A partir de estos documentos nos trasladaremos a la cuna de la civilización occidental. El viaje ha comenzado…

 

2.1. CONTEXTO Y CARACTERÍSTICAS DE LA LITERATURA CLÁSICA. EL TEATRO GRECOLATINO. ARISTÓFANES, LA ASAMBLEA DE LAS MUJERES

MASCARA GRIEGA

Actividad 1: Responde las preguntas del cuestionario a partir del documental “Cómo los griegos cambiaron el mundo”, que encontrarás en la introducción del tema.

cuestionario_c_griegos_cambiaron_mundo

EL TEATRO GRIEGO: TRAGEDIA Y COMEDIA

 

Teatro-de-Epidauro-Ronny-Siegel
Teatro de Epidauro

Actividad 2: Investiga sobre el teatro griego. Empleando como referencia el enlace que aparece a continuación, completa la información requerida el documento.

El teatro griego 

actividad_teatrogriego (en PDF)

actividad_teatrogriego (texto editable en Open Office)

 

LA COMEDIA GRIEGA: ARISTÓFANES, LA ASAMBLEA DE LAS MUJERES

Actividad 3: Escucha la lectura dramatizada de la obra de Aristófanes y completa la guía de lectura.

 

 

2.2. LA EPOPEYA CLÁSICA

Para analizar las epopeyas clásicas, debemos tener en cuenta sus rasgos constitutivos. De entre todos ellos, destacamos los siguientes:

  1. Invocación a la Musa al comienzo del poema y en lugares destacados, para que sirva de inspiración al poeta.
  2. Lenguaje formulario: conjunto numeroso de frases hechas y fijas, que se insertan en los mismos lugares del verso.
  3. Repetición de versos completos.
  4. Epítetos épicos fijos para dioses y héroes. Por ejemplo, Aquiles siempre es el de los pies ligeros. Estos epítetos son sobre todo ornamentales y se repiten una y otra vez aunque no se correspondan con la realidad del momento. El epíteto, al ser fijo y exclusivo de cada personaje, puede llegar a sustituir al nombre propio del dios o del héroe.
  5. Escenas típicas: escenas de combate, de preparación de sacrificios…, que suelen describirse siempre de la misma manera.
  6. Digresiones que desvían la narración hacia temas y personajes ajenos al argumento central del poema.
  7. Uso del estilo directo en los discursos de los héroes y los dioses.
  8. Símiles y metáforas. Con tales recursos el poeta acerca el relato al oyente y le hace más comprensible la narración al comparar las acciones de los héroes con elementos de su mundo cotidiano.

Antes de empezar a comentar los textos, sitúate en la historia con el siguiente vídeo:

Para conocer el argumento de ambas narraciones épicas, estos resúmenes digitales te resultarán útiles:

Infórmate sobre la figura del autor más importante de la épica griega en el vídeo inserto a continuación.

Esta ponencia sobre Homero te puede ayudar a contextualizar los textos de la Odisea que  comentaremos.

 

Textos para el comentario:

Odisea_Descenso_infierno

Odisea_Sirenas

Odisea_Regreso de Ulises

Ilíada_ El escudo de Aquiles

Para saber más…

Presentación en diapositivas de la Odisea

Algunos cantos de la Odisea en cómic

Análisis de la Odisea

2.4. EL HÉROE EN LA LITERATURA CONTEMPORÁNEA

Personajes, tópicos y temas clásicos son referencia indiscutible de la expresión literaria culta y popular de la época contemporánea.

El héroe es un personaje tipo de la literatura pero también empleamos este concepto para referirnos a humanos dotados de cualidades excepcionales que, en ocasiones, solo parecen propias de los protagonistas de la épica. Reflexiona sobre el concepto de héroe a partir del siguiente vídeo:

En este tema, recurriremos también al cine para reflexionar sobre el concepto del héroe en un contexto más cercano a la actualidad en el que se inscribe la película Grapes of Wrath (Las uvas de la ira), dirigida por John Ford en 1940, como adaptación de la novela del mismo título publicada por John Steinbeck un año antes.

Las_uvas_de_la_ira-495981801-large

Luisgé Martín “Los tiempos de la ira”, (www.elpais.com, 04/06/2015)

Y, como ya hicimos en temas anteriores, recurrimos a la lírica de la música popular para hacer un ejercicio de literatura comparada. En este tema de Family of the Year,   publicado en 2012, el héroe anónimo es el protagonista.

 

 

“Hero”

Let me go
I don’t wanna be your hero
I don’t wanna be a big man
Just wanna fight with everyone else
Your masquerade
I don’t wanna be a part of your parade
Everyone deserves a chance to
Walk with everyone else
While holding down
A job to keep my girl around
And maybe buy me some new strings
And her a night out on the weekend
And we can whisper things
Secrets from our American dreams
Baby needs some protection
But I’m a kid like everyone else
So let me go
I don’t wanna be your hero
I don’t wanna be a big man
I Just wanna fight like everyone else
So let me go
I don’t wanna be your hero
I don’t wanna be a big man
I Just wanna fight with everyone else
Your masquerade
I don’t wanna be a part of your parade
Everyone deserves a chance to
Walk with everyone else

Autor de la canción: Joe Keefe

Letra de Hero © Peermusic Publishing

 

El cantautor Javier Krahe, maestro en la fusión del la tradición culta con el folklore, nos canta la historia de Ulises magistralmente… pero a su manera.

“Como Ulises” (Letra)

Asimismo, la pervivencia de tópicos y personajes clásicos se aprecia en nuestro discurso cotidiano y en textos que reflejan nuestro concepto de mundo como los de los medios de comunicación. Veamos un ejemplo en este interesante artículo de opinión, que hereda su título de la mítica canción de Bonnie Tyler “Holding out for a hero”.

“I need a hero”: épica política en campaña

 

PARA SABER MÁS…

Si quieres escuchar un entretenidísimo recorrido por las aventuras y desventuras de los dioses olímpicos, te propongo este programa de la serie “Cualquier tiempo pasado fue anterior”, dirigido por Nieves Concostrina y emitido por la Cadena SER (25/12/2016)

El embrollo de la mitología

 

Y se hizo la luz…

En este tema exploraremos las manifestaciones literarias más antiguas y las contextualizaremos para tratar de comprender estas primeras expresiones literarias en la época en la que nacieron así como su huella en la Historia de la Literatura.

Esta línea del tiempo puede seros útil para situar las civilizaciones de la Antigüedad

Linea_tiempo_litantigua

Además, trataremos de comprender las relaciones temáticas y formales entre los textos en los que se recoge la narración de la creación del mundo y del hombre en diversas civilizaciones. En relación con estos textos nos resultará muy útil conocer los conceptos de cosmogonía y poligénesis.

Se entiende por poligénesis el fenómeno que consiste en la aparición de relatos en lugares distintos que, sin aparente conexión, presentan numerosas similitudes.  Este concepto literario se materializa, por ejemplo, en los citados textos originarios de creación también conocidos como cosmogonías. Entendemos cosmogonía como un relato de origen del cosmos y su posterior evolución. Todas las religiones tienen una cosmogonía que se puede identificar con un proceso de creación o emanación. Estos textos míticos conforman relatos en los que los dioses protagonizan disputas y conflictos que finalmente concluyen en la creación del universo.

En la tradición literaria occidental tiene especial influencia el mito cristiano de la creación del mundo, que se recoge en uno de los primeros libros que componen la Biblia, el Génesis.

Actividad de comentario: mitos_origen2

Mujeres míticas: Eva prima Pandora

En la Historia de la Literatura, Eva y Pandora, mujeres y curiosas,  comparten la tremenda responsabilidad de haber enfadado a los dioses y dar fin, en consecuencia, a la idílica vida paradisíaca del hombre. En el Museo del Louvre se expone este cuadro Eva prima Pandora que Jean Cousin el Viejo, pintase en 1550. La imagen de una mujer recostada en una cueva está acompañada de símbolos asociados con Eva y con Pandora y el cartel ubicado en la parte superior del cuadro indica la inequívoca relación entre ambas.

2.Jean-Cousin-en-su-obras-Eva-Prima-Pandora

La imagen de Eva ha sido inspiración de pintores en épocas diversas. En ellos se refleja la tradición y la innovación en la representación del mito de la primera mujer bíblica.

expulsion-del-paraiso_miguelangelEl pecado original y la expulsión del paraíso (Miguel Ángel, 1509)

Puedes leer el episodio en el que se inspiró Miguel Ángel en el Génesis 3, 22.

EMPERO la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: “No comáis de todo árbol del huerto”?
Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto comemos; mas del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni lo tocaréis, porque no muráis.
Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis.
Mas sabe Dios que el día que comiereis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como dioses sabiendo el bien y el mal.
Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.
Y fueron abiertos los ojos de entrambos, y conocieron que estaban desnudos: entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales.
Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto al aire del día: y escondiose el hombre y su mujer de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto.
Y llamó Jehová Dios al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú?
Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y escondime.
Y díjole: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses?
Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí.
Entonces Jehová Dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí.
Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida:
(…)
A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera tus dolores y tus preñeces; con dolor parirás los hijos; y a tu marido será tu deseo, y él se enseñoreará de ti.
Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer y comiste del árbol de que te mandé diciendo “No comerás de él”,  maldita será la tierra por amor de ti; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. (…) En el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas á la tierra; porque de ella fuiste tomado: pues polvo eres, y al polvo serás tornado.
Y llamó el hombre el nombre de su mujer, Eva; por cuanto ella era madre de todos lo vivientes. (…)
Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de Nos sabiendo el bien y el mal: ahora, pues, porque no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre.
Y sacolo Jehová del huerto de Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado.

La_ca_da_del_hombre_1537_Lucas_Cranach_el_viejo_Museo_de_Bellas_Artes_de_Viena_Austria

La caída del hombre (Lucas Cranach el Viejo, 1537)

El_primer_beso_Salvador_Viniegra_y_Lasso_de_la_Vega_(1891)

El primer beso (Salvador Viniegra, 1891)

adaneva_suzannevalandon

Adán y Eva (Suzanne Valadon, 1909)

chagall_paradise-1961-8

Paradise (Marc Chagall, 1961)

Si quieres disfrutar de muchas más versiones del tema del tema bíblico en el arte, en esta página podrás encontrar obras muy interesantes:

http://artebiblica.blogspot.com.es

Estos enlaces son útiles para conocer la historia de Prometeo y Pandora:

 

Otros textos para el comentario: Diario de Adán y Eva de Mark Twain

diario_adaneva

El diario de Adán y Eva

El autor americano Mark Twain, seguramente conocido por vosotros como novelista de aventuras juveniles, publicó esta novela corta en 1906. En ella recoge su particular visión de la pareja que habitó el Edén y de la que según el mito bíblico descendemos todos. Aunque ha pasado más de un siglo, nos sigue atrayendo a un tiempo la ironía y el lirismo que imprime al discurso de Adán y Eva. Pero me pregunto si creéis que, hombres y mujeres,  aún nos parecemos a ellos…

ALGUNAS CUESTIONES PARA EL COMENTARIO

1. “Extractos del diario de Adán”

  • Describe al personaje protagonista de este capítulo.
  • Reflexiona sobre la relevancia textual del uso de la primera persona.
  • Indica las similitudes y diferencias con el texto bíblico en contenido, estructura, tono, elementos narrativos…
  • Observa las características que hacen que sea un texto literario.

2. Otras cuestiones para el comentario de la obra

  • Conoce su estructura: de qué partes está compuesta, a qué se debe esta disposición, qué narradores intervienen en cada parte.
  • Reflexiona sobre las características distintivas de cada texto según el narrador: qué temas destaca, qué refleja de su personalidad (¿Podríamos conocer a Adán o a Eva a partir de los textos que narran?), qué funciones de la lengua predominan en cada uno de sus discursos.
  • Compara los personajes/narradores creados por Mark Twain con los que presenta el Génesis bíblico: en qué se diferencian, en qué se parecen.
  • Si tenemos en cuenta que la literatura puede ser reflejo de la sociedad en la que se crea, reflexiona sobre qué modelos de hombre y mujer son los que se presentan en el texto bíblico, escrito hace unos veinticinco siglos y los que aparecen en el Diario de Adán y Eva, publicado al inicio del siglo XX.
  • Encuentra, además de en estos personajes, otros puntos de relación o diferencia entre el texto del Génesis y el escrito por Mark Twain.

¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?

¿DÓNDE ESTÁN LAS FRONTERAS DE LA LITERATURA? ¿Y LOS LÍMITES DEL ARTE?

Comenta con tus compañeros por qué consideras o no que estas manifestaciones son artísticas.

Dream Theater, Scenes from a memory

La pintura callejera de Bansky

Isao Tomita, padre de la música electrónicalebonheurdevivre_matisse

La armonía vanguardista de Matisse

 

 

***

EXTRAÑAMIENTO Y DESVÍO EN LA OBRA LITERARIA

sueño_robot

Lee el cuento y analiza los rasgos que provocan el extrañamiento en el lector:

Autentico Amor” de Isaac Asimov

Si te ha gustado, puedes seguir leyendo otros relatos del autor en Sueños de Robot.

 

LENGUAJE LITERARIO Y RECURSOS RETÓRICOS

Pincha en los siguientes enlaces para acceder a glosarios de recursos literarios con sus ejemplos. Te serán muy útiles para el comentario de textos literarios.

Recursos literarios I

Recursos literarios II

LOS GÉNEROS LITERARIOS

 

INTRODUCCIÓN AL CONCEPTO DE LITERATURA COMPARADA

Podemos definir “literatura comparada” como el análisis de las relaciones entre manifestaciones literarias de distintas épocas o tradiciones. Asimismo, esta disciplina se ocupa de la comparación de la literatura con otras manifestaciones artísticas.

En cuanto a su primera vertiente, es interesante reflexionar sobre el concepto de “intertextualidad” que se aprecia en la herencia de la literatura precedente sobre textos de épocas posteriores. El concepto de “tópico” literario y la vigencia de ciertos temas a lo largo de la historia de la literatura corresponden también al ámbito de los estudios comparativos.

En cuanto a la relación de la literatura con otras expresiones artísticas, se pretende analizar sus vínculos estéticos y temáticos así como sus códigos expresivos comunes.

Lee, contempla, escucha estas obras artísticas y descubre en qué se parecen:

Jorge Manrique, Coplas por la muerte de su padre

Jaime Gil de Biedma, “No volveré a ser joven”

Strawberry Hardcore, “Todos vamos a morir”

allisvanity
C.A. Gilbert, “All is vanity”
ataud
El Roto

LOS TÓPICOS LITERARIOS

¿Qué son los tópicos literarios?

Los tópicos literarios son motivos, temas o ideas que aparecen de modo recurrente en diversas manifestaciones literarias a lo largo de la historia. En estos tópicos se inspiran también obras artísticas de otra índole de manera que podemos encontrarlos en la pintura, en la música, en el cine…

Los motivos temáticos más frecuentes se reiteran en la expresión artística como reflejo de las grandes pasiones e inquietudes humanas. Así, el amor, la vida y la muerte continúan siendo los grandes temas de la literatura como lo fueron en sus inicios.

Con el análisis de estos tópicos en el texto literario descubrimos líneas temáticas comunes en las obras de distintas generaciones y contextos culturales, así como indagamos en las relaciones temáticas entre la expresión literaria y otras manifestaciones artísticas.

PARA SABER MÁS…

Evolución de algunos tópicos en la Historia de la Literatura

Tópicos y autores de la literatura en castellano

El laberinto de los tópicos. Análisis comparativo de motivos literarios

¿Qué son los tópicos literarios?

TEXTOS Y ACTIVIDADES

Actividades 1

Actividades 2

Test: Tópicos y modismos

Ejercicios con soluciones

 

Tópico de la muerte igualadora

¡Zarpamos!

Cuando emprendas el viaje hacia Ítaca

ruega que sea largo el camino,

lleno de aventuras, lleno de experiencias.

A los Lestrigones, a los Cíclopes

o al fiero Poseidón, nunca temas.

No encontrarás trabas en el camino

si se mantiene elevado tu pensamiento y es exquisita

la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.

Ni a los Lestrigones, ni a los Cíclopes,

ni al feroz Poseidón has de encontrar,

si no los llevas dentro del corazón,

si no los pone ante ti tu corazón.

Ruega que sea largo el camino.

Que muchas sean las mañanas de verano

en que – ¡con qué placer! ¡con qué alegría! –

entres en puertos nunca antes vistos.

Detente en los mercados fenicios

para comprar finas mercancías,

madreperla y coral, ámbar y ébano,

y voluptuosos perfumes de todo tipo,

tantos perfumes voluptuosos como puedas.

Ve a muchas ciudades egipcias

para que aprendas y aprendas de los sabios.

Siempre en la mente has de tener a Ítaca.

Llegar allá es tu destino.

Pero no apresures el viaje.

Es mejor que dure muchos años

y que ya viejo llegues a la isla,

rico de todo lo que hayas guardado en el camino

sin esperar que Ítaca te dé riquezas.

Ítaca te ha dado el bello viaje.

Sin ella no habrías emprendido el camino.

No tiene otra cosa que darte ya.

Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado,

sabio como te has vuelto con tantas experiencias,

habrás comprendido lo que significan las Ítacas.

 

Konstantinos Kavafis, “Ítaca”